¿Deseas convertirte en un contador de cartas?

PRIMER PASO EN EL BLACKJACK: La Estrategia básica
Es fundamental, si queremos jugar blackjack correctamente, estudiar la Estrategia Básica. Podemos empezar a practicar con el libro abierto, hasta que podamos hacerlo sin necesidad de usarlo. Conocer la Estrategia Básica es primordial para luego poder pasar a contar cartas. Si no la aprendemos a la perfección, no tendremos éxito. La estrategia básica de blackjack es la que puede volcar la ventaja a nuestro favor y en los casinos se espera que los jugadores de blackjack la conozcan. Una vez aprendida, debemos practicarla un tiempo antes de jugar blackjack por dinero.
SEGUNDO PASO EN EL BLACKJACK: Aprendiendo a Contar
Una vez que hayamos aprendido la estrategia básica del blackjack, es hora de que empecemos a contar cartas.
Hay dos tipos de sistemas, y hay dos categorías para agruparlos: desequilibrados y equilibrados. 
Los desequilibrados, como el sistema Knock Out, son sistemas que están diseñados para eliminar la conversión a cuenta de verdad. Pero, cuanto más fácil es el sistema, menos eficaz se vuelve.
El sistema que usan la mayoría de los jugadores de blackjack es el alto-bajo (HI-LO), que consiste en una cuenta equilibrada simple. Este es el sistema más recomendado para empezar a contar cartas. Si tenemos bien dominado este sistema, podremos empezar a usar uno más complicado.
En el sistema Hi-LO, ls cartas entre 2 y 6 inclusive se cuentan como +1, y los 10s y As como -1. Hay una misma cantidad en cada grupo: 2,3,4,5,6 y 10,J,Q,K,A. Las cartas 7,8,9 se consideran neutras a los fines de esta cuenta y no deben entrar en ella. Haremos de cuenta que no existen.
Las cartas bajas, que son buenas para la banca, se cuentan como valor positivo, porque cuando sale una carta baja significa que quedan en el mazo más cartas altas, que son las que nos favorecen. Y la ventaja cambia a nuestro favor.
Para comenzar a practicar usaremos un sólo mazo de cartas, y sacaremos de a una carta, llevando la cuenta. Si llega a salir, por ejemplo: 8, K, 3, 3, 6, 2, 7, As, vamos a tener que contar 0, -1, 0, +1, +2, +3, +3, +2. Para el final del mazo, tenemos que haber llegado a “0”.  Tenemos que practicar hasta que la cuenta final nos dé cero. También debemos aumentar la velocidad. Debemos tratar de hacerlo en 25 segundos con un mazo de 52 cartas. Esto es para que ningún crupier pueda dar cartas más rápido de lo que nosotros podamos contar.
Luego de que esta maniobra nos salga de una manera fácil, saquemos una carta afuera del mazo, boca abajo y pongámosla al lado. Una vez que contemos el mazo, tenemos que adivinar que carta es. Podremos decir si es un 10, un 7, 8, 9 o un As. Después haremos lo mismo pero sacando 2 cartas del mazo. No sólo tendremos que “adivinar” cuanto suman, sino tratar de determinar de qué valor es cada carta.
Hay muchas maneras de contar cartas en el blackjack. Algunos esperan a que se hayan repartido las 2 cartas  a cada mano, y luego de esto, contar todas las manos juntas como forma de pares, por que es común que una mano se cancele es decir, 10-6, o dos de las manos consecutivas: K, 10 - 3,5.
Para otros jugadores es más fácil contar las cartas a medida que van saliendo. Lo que debemos hacer nosotros es buscar cual es el método que mejor nos  sale a nosotros.
Si contamos nuestras cartas y la carta descubierta del crupier, y luego las cartas de los otros jugadores, podremos después ir contando  a medida que vaya saliendo el resto de las cartas.
Además es fundamental elegir un casino donde las condiciones de juego sean buenas, en cantidad de mazos y en las reglas que se usan en las mesas de blackjack. Si las condiciones no son buenas, es preferible no jugar.
Y una cosa más: para llegar a este punto habrá necesitado unas 20 horas de práctica, más o menos.
TERCER PASO EN EL BLACKJACK: Convirtiendo a Cuenta real
La “cuenta” que llevamos con cada carta, tiene que convertirse en una “cuenta verdadera”, para poder tomar mejores decisiones y hacer mejores apuestas. Para hacer esto, debemos dividir la cuenta “corriente” por la cantidad de mazos que todavía no se jugaron. Ejemplo: si en un juego de 2 mazos luego de la primera mano tenemos en cuenta corriente +4, y faltan dos mazos por jugar, vamos a dividir la cuenta corriente en dos, para así convertirse en +2 verdadero.
Cuando estamos en juego con varios mazos (6 u 8 por ejemplo), tendremos que tener una estimación bastante acertada de los mazos que quedan por jugar. Si ya se jugaron dos mazos, quedarían 4 (si es que es un juego de 6 mazos), dividiendo el anterior +4 por 4, nos daría +1.  Siempre conviene hacer esta estimación entre una mano y otra, mientras el crupier paga o recoge las apuestas, para hacerlo con calma.
Si estamos jugando con 1 sólo mazo, y se ha jugado ¼ del mismo, quedan ¾ por jugar. Para hacer la cuenta con fragmentos, debemos invertir y multiplicar, en lugar de dividir. Por ejemplo: para el caso anterior de +4, debemos multiplicar por 4 =16 y dividir por 3 = 5.33. Cuando se juega con un mazo, la cuenta verdadera siempre da más que la cuenta corriente.
Para ir practicando, empecemos por repartir las manos. Una para  nosotros, y otra para el casino. Contamos las cartas, y repartimos boca abajo las últimas 6 u 8 cartas; luego de la última mano, debemos chequear nuestra cuenta con las cartas que quedan. En el momento en el que podamos repartir, jugar las manos de manera correcta, contar, convertir las cuentas, pagar las manos y chequear la cuenta de las cartas que quedan, en solo 2 minutos, estaremos yendo por el buen camino para poder tener un excelente juego.
Hasta acá tenemos 20 horas más.
CUARTO PASO EN EL BLACKJACK: Superando las distracciones del Casino
El siguiente paso comienza repartiendo 2 ó 3 manos y haciendo todo lo que hicimos en el paso anterior, con 1 sola mano.
A pesar de lograr hacer todo lo de los pasos anteriores, debemos saber que en los casinos contamos con algún condimento extra, como... las distracciones. Ruido, gente hablando, música, camareras, etc.
Por eso, es recomendable que cuando practiquemos, lo hagamos con alguna radio, por ejemplo. Luego, una vez que tengamos maniobrado el juego con esta distracción, agreguemos otra, como la televisión; y así sucesivamente hasta poder jugar sin distraernos en lo absoluto a pesar de todos estos ruidos y molestias.
Necesitará otras 20 horas de práctica en este ambiente para superarlo.
Todavía falta algo más: poder hacer todo, con ruido ambiental… y hablando al mismo tiempo. Pídale a algún amigo que juegue con usted y le hable. Se verá obligado a desarrollar algún método para no perder la cuenta mientras lleva una conversación amigable. Es probable que esta nueva etapa le lleve unas 20 horas más.
QUINTO PASO EN EL BLACKJACK: Manos a la obra
Es la hora de ensayar. No el conteo de cartas, que ya lo sabemos. Nos referimos a nuestra actuación cuando estemos en la mesa de blackjack del casino.
Es muy importante que tratemos de actuar frente a la banca; tenemos que demostrar que no sabemos mucho de este juego, así no resultará sospechoso el modo en que nuestras apuestas suben y bajan todo el tiempo. Debemos parecernos lo más posible a otros jugadores que se encuentren en nuestra mesa de blackjack.
Incluso podemos inventarnos una “personalidad” diferente, si lo deseamos. Pero debemos estar preparados a contestar preguntas y no dudar. Y evitar que eso nos distraiga.
Incluso debemos evitar vestirnos de modo demasiado elegante, porque eso también puede levantar sospechas. Tiene que parecer que estamos en el casino sólo para pasar un rato, en un viaje de fin de semana con la familia.
SEXTO PASO EN EL BLACKJACK: Rangos de apuesta
Debemos tener cuidado con las apuestas que hagamos. Aunque un matemático nos diga que la mejor forma es apostar primero $5 y luego $100, lo único que vamos a conseguir con esto, es la atención de todos los que estén en la mesa, sobre todo de la banca.
Por eso, debemos tener mucho cuidado con el rango con el que vamos a apostar. Debemos limitarnos a un rango entre 1 y 6 unidades aproximadamente. Por lo general, los contadores de cartas suben sus apuestas cuando sube la cuenta.
Conviene jugar en las mesas donde las apuestas son bajas. Y es importante contar con fondos de respaldo, ya que en el blackjack la situación puede cambiar abruptamente.
Para resumir
Es conveniente, para consolidar nuestros conocimientos, leer los libros escritos por profesionales del blackjack como Wong, Snyder y Uston.
Si seguimos todos los pasos indicados, requerirá alrededor de 140 horas de práctica para estar listo. Suponiendo que practiquemos una vez en la semana, y un poco más intensamente los fines de semana, nos llevará meses. No sirve de nada apresurarse ni desesperarse. Debemos tomarnos todo el tiempo que sea necesario para incorporar el conteo de cartas de tal modo, que podamos hacerlo incluso en las peores condiciones posibles. Una vez aprendida esta técnica, jamás la olvidaremos.
El esfuerzo vale la pena sabiendo que seremos parte de un muy pequeño grupo de jugadores de blackjack, aquellos que creyeron que el tiempo y el esfuerzo valían la pena.